Translate the website!

Podéis pasaros por mi otro blog...

lunes, 21 de marzo de 2011

Cap 2 - La Noche Cristalina (3/5)


¡Hola a todos! ^^
Bueno, para empezar, tenía que deciros que ¡ME HAN DADO UN PREMIO! Ha sido Divinium Eximia, una de mis (pocas) lectoras que me aprecia profundamente y... bueno, para qué engañarnos, ha hecho pito pito gorgorito xDDDDDD
Nah, ahora en serio. Eximia tiene un blog llamado Profecía de un Mundo, el cual recomiendo porque aunque no he leído casi nada, lo poco que he mirado es... simplemente sublime :)

Bueno, a lo que iba.
El premio obliga a hacer diversas formas, de forma que allá van.

1.- Poner la imagen. Ya, está justo arriba. Creo.
2.- Compartir 8 cosas sobre ti. Bien, allá voy:
*****Mis ojos son raros: una mezcla de verde, amarillo, marrón, y algo grisáceo.
*****Uno de mis deseos para el futuro es comprar una moto y pertenecer a un club motero.
*****Dibujo bastante bien (o eso dicen), pero los rostros y las manos no se me dan bien.
*****Siempre he querido un hermano mayor, aunque tengo una hermana pequeña.
*****Estoy estudiando japonés, espero empezar algún día el alemán y si tengo tiempo, el chino y el italiano.
*****Escucho casi todo tipo de música, excepto reggaeton (o como diablos se escriba), flamencadas, gitanadas y demás marranadas, y (en general) cosas españolas.
*****Pongo música en casi cualquier situación. Si estoy leyendo o si estoy haciendo deberes, la música debe ser en inglés o japonés. Si estoy estudiando inglés, debe ser en español (en japonés no, porque sino intento aprender nuevas palabras y no me concentro)
*****AMO el chocolate con leche. Sin embargo, ODIO el negro; es demasiado fuerte para mí. Y el chocolate blanco está bien, pero tengo que controlarme porque sino, como demasiado.
3.-Otorgarle este premio a otros blogs:
*****Sun Burdock, por su adictiva historia que lleva el mismo nombre.
*****Fer, por sus pensamientos dan delicados como el cristal y sin embargo, tan fuertes y sabios como un viejo roble.
*****Laura Lozano, por su bonita historia que tengo que seguir leyendo, y que prometo hacer (LO JURO, DE VERDAD!!)
*****Carlos, por su interesante novela aún recién empezada, pero que seguro que nos depara muchas sorpresas.

Y, bueno, nada más, salvo el capítulo de hoy ^^
Un beso a todos!!!!!!

***************************************************************

Las ocho personas nos acercamos al muro y, tras unos segundos de vacilación, cruzamos la puerta. Dentro nos esperaba un sitio inimaginable. Justo enfrente de nosotros había una fuente dorada de la que brotaba oro líquido. Detrás de la fuente, a unos veinte metros, había dos hileras de árboles que formaban un camino. Lo más curioso era que los árboles eran también dorados; hojas, ramas y tronco. El suelo también era de oro, incluso había hojas doradas en el suelo, como si se hubieran caído de los árboles.

Los nueve avanzamos hasta la fuente, y yo metí los dedos de la mano derecha dentro hasta que toqué el líquido dorado. Realmente parecía agua al tacto. Nadie podría haber adivinado que era oro si no lo veía con sus propios ojos. Me limpié la mano en mi túnica, que quedó manchada por un rastro dorado.

Siguiendo a Nevolly, avanzamos hasta los árboles y comenzamos a pasar por el camino que formaban. Unas cuantas hojas se cayeron de pronto de uno de los árboles, y una de ellas se posó en mi cabeza. Me la quité del pelo, y una vez en mis manos, la observé detenidamente. Era idéntica a una hoja de roble normal, sólo que ésta era dorada. La presioné con dos dedos; la hoja crujió y se resquebrajó. Tiré los restos al suelo, sorprendida. Al fin y al cabo, era todo real…

Todo estaba tan silencioso que nadie se atrevió a hablar. Y eso era muy raro; mis amigas, por lo general, no podían callarse nunca. Lara volvió a colocarse a mi lado y me dio la mano, seguía sintiéndose culpable por lo de Damoc.

Seguimos andando en silencio. Tal vez estuvimos diez minutos andando, o quizás fueron veinte. No lo sé. Pero, al final, llegamos a la verdadera Ciudad de Oro. Era, en realidad, una plaza circular, pero en vez de muros o paredes lisas había edificios. Enfrente de nosotros se encontraba lo que parecía un castillo de oro, con un gran arco en medio que se podía atravesar. Tras fijarme bien me di cuenta de que el castillo no era tan pequeño como yo pensaba, sino que se prolongaba hasta llegar a formar casi un círculo completo. En el centro de la “plaza” había un gran árbol dorado; un sauce llorón.

—Venid —indicó Damoc, rompiendo el silencio.

Comenzó a avanzar hacia el arco. Todos le seguimos

—¿No creéis que está todo demasiado… en calma? —preguntó Friné.

—Se rompe el silencio en el Jardín Dorado —contestó Damoc—. Allí es donde está todo el mundo. Vamos.

Los nueve cruzamos el arco, y ante nosotros apareció un jardín, viva la redundancia, dorado. Había un pequeño lago de oro, y alrededor, hierba (también de oro). Árboles de oro, hojas de oro, plantas de oro, flores de oro… El jardín era extenso, y lo único que no era dorado eran un grupito de pyros y otro de hydros, que charlaban y reían cómodamente.

—Vaya —se asombró Cira, que miraba a nuestra izquierda.

Observé lo que miraba ella, y yo también quedé asombrada. A la izquierda, comenzaba un sendero de hojas doradas, con árboles a los lados. Y a lo lejos, una cascada dorada brillaba como el mismo sol. Realmente era un espectáculo…

—Precioso —terminó Lara.

Enseguida se dispersaron todas. Vale, Cira y Nevolly fueron junto a los pyros; Friné, Lara y Abby junto a los hydros… Damoc se acercó a mí, y yo me crucé de brazos.

—Oye, Cand… —empezó.

—¿Sí?

—Oye, lo siento…

—Oigo, y no, no lo sientas, no has hecho nada malo —contesté, cortante.

—Pero yo te…

—¿Qué? —bufé—. ¿Me rechazaste? Ja, no necesito pareja para la Noche Cristalina —declaré, y me di la vuelta. Ojalá se marchara ya. ¿No se daba cuenta de que me estaba haciendo daño?

—Habría ido contigo si no me hubiera comprometido con Lara —dijo, sorprendiéndome—. Sólo quería que lo supieras.

Él también se dio la vuelta. Yo me crucé de brazos y le miré por encima del hombro. Aquello significaba que podría ser que en realidad sintiera algo por mí… había dicho que habría ido conmigo a la fiesta. ¿Quería decir eso que no estaba enamorado de mi amiga?

—¿Ah, sí? ¿Y piensas seguir haciéndole daño a Lara mucho tiempo más? Es casi mi hermana, deberías saber que si no la quieres yo se lo voy a decir. No quiero que sufra.

—Yo tampoco —finalizó, y se marchó con los hydros. Lara se me acercó.

—¿Qué te ha dicho? —preguntó, mirando a Damoc.

—Nada importante —respondí al fin, pasándole el brazo por los hombros. No le iba a arruinar la noche. Ya se lo diría más adelante… por su propio bien—. Venga, vamos con las demás. Quiero conocer a Verline, intentaré tener poder de veto para la elección de novio de Nevolly —sonreí—. No creo que me deje, pero se puede intentar.

—Esto no me lo pierdo.

Las dos avanzamos hasta el grupito de los pyros, al que se habían sumado Nevolly, Vale y Cira. Nevolly estaba demasiado ocupada halagando a Verline, así que Vale hizo las presentaciones mientras Cira se reía en silencio.

—Candy, Lara; éstos son Verline —señaló al joven de cabellos rojizos y ojos negros, al que yo había visto hacía unas horas en Daxópolis—, Río —señaló a un chico bajito pero musculoso, de cabellos negros y ojos rojos, pero tan claros que casi parecían rosas—, Cupo —indicó con la cabeza a un joven medianamente alto, musculoso, atractivo, con el pelo rubio y los ojos azules (¿tendrá raíces de dríades…? Tiene la piel rojiza; es un pyro, indudablemente. Pero uno de sus padres no es del elemento del fuego…). Éste sonrió burlonamente y nadie le borró esa expresión en un rato—, Tesio—señaló con el dedo índice a un chico de cabellos como el fuego, ojos del mismo color, complexión atlética, y con unas facciones demasiado cuadradas y angulosas para mi gusto—, y Enthoven —por último señaló al joven que estaba más lejos de mí. Era un poco más alto que yo, tenía el cabello castaño, liso y brillante, con un corte bastante bonito; el pelo le llegaba casi hasta los hombros. Tenía los ojos oscuros como la boca del lobo, pero brillantes como estrellas. Una muda sonrisa pintaba su rostro de facciones finas y suaves en su piel, tan poco rojiza que casi parecía pálida. Bastante musculoso, de cintura para arriba al aire, dejaba ver un torso bien trabajado con todos los abdominales marcados, unos pectorales que no dejaban nada que desear y unos brazos en los que te gustaría encerrarte para el resto de tus días.

—Encantada...

5 comentarios:

Fer dijo...

:O
Muchas gracias por el premio, jeje, dos en un día para mí también, ¡wow! XD, Gracias =).

Con respecto al anterior capitulo lamento no haber comentado, lo leí sí, peor no tenía mucho tiempo así que...=P

Por cierto, yo siendo ella me acercaría a este tal Enthoven ;)
XP.

Divinum Eximia dijo...

Para empezar, no he hecho pito pito gorgorito x'DDD T
Te lo merecías.

Y ahora, sobre el capítulo. Esa historia entre Damoc, Cand y Lara me tiene por el camino de la amargura, pero vamos, no es lo único que me interesa. Me ha gustado mucho cómo has descrito la ciudad, como Cand iba inspeccionándolo todo. Y como dice Fer, yo soy ella y me acerco al señor "pelo liso brillante, Don Musculitos" O sea, Enthoven.

Tendremos que esperar a la siguiente entrada para saber lo que pasa. No tardes mucho ;)

Un saludo^^

Kirtashalina dijo...

Fer: De nada, te lo merecías en serio ^^ Me gusta mucho tu blog!
Y no te preocupes, que yo entiendo que a veces no tengáis tiempo, a mí me pasa muchas veces :)
Yo también me acercaría a Enthoven, pero con lentitud xDDD Que yo soy tímida, y suelo reflejar eso en mis personajes...

Eximia: Bueno, bueno, nadie está seguro de eso xDDDD
Gracias de todas formas ^^

Ay, sí, me encanta la amargura!!! xDDDD La verdad es que con la descripción de la ciudad no he quedado muy satisfecha :/ La he reescrito un millón de veces, pero sigue sin gustarme, así que no sé...
Ay, a mí los músculos (tampoco muchos) me pierden completamente xDDDD

Un beso :P

Clary Claire dijo...

Bestial...

Kirtashalina dijo...

Jo, te has currado el comentario eh? xD Pero gracias ^^